Depresión, enfermedad del siglo XXI

Depresión, enfermedad del siglo XXI

Cada siglo tiene su enfermedad. Es cierto que 2020 nos lo ha puesto muy difícil con el famoso coronavirus, pero tarde o temprano, el covid pasará y todo volverá  a ser como antes. Las vacunas ya están haciendo su trabajo y pronto podremos a estar como siempre. Sin embargo, hay una enfermedad más silenciosa que ataca a muchas personas y que no sale en los medios de comunicación: la depresión.

A día de hoy, es normal que vivamos periodos de tristeza. Sin embargo, hay ocasiones en que esta tristeza se alarga en el tiempo o se convierte en depresión. Es ahí donde es importante comenzar tu tratamiento para la depresión con un profesional especializado. Aunque pasar por un momento de tristeza es normal, es importante reconocer la diferencia entre situaciones cotidianas que puedan producir sentimientos de tristeza y los sentimientos más extremos de depresión, que incluso puede afectar el funcionamiento diario de la persona. Es de hecho posible estar deprimido y no ser consciente de ello.

Síntomas

No siempre sabemos qué nos pasa. Solo sabemos que estamos mal, que no tenemos ganas de levantarnos de la cama, que nos cuesta mucho sonreír y buscar el sentido de la vida. Muchas veces no somos conscientes de lo que nos pasa, pero detrás de todo siempre hay síntomas de depresión. Estos son algunos de los síntomas que nos indican desde la clínica de psicología Vanessa Sanz en Valladolid.

  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Pérdida de interés en actividades
  • Falta de sueño
  • Cambios en el apetito
  • Impasividad
  • Letargia
  • Sentimientos de minusvalía
  • Sentimientos de desesperación
  • Dificultad con la concentración

Si sufres de varios de los síntomas mencionados en la lista, tienes un problema, nuestra recomendación es que conciertes una cita para poder salir cuanto antes de la situación en la que te encuentras.

Tipos de depresiones

Existen dos tipos de depresiones que son las más comunes.  La depresión mayor que es la que sucede cundo los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria por semanas, o períodos más largos de tiempo.

Trastorno depresivo persistente. Se trata de un estado de ánimo depresivo que dura 2 años. A lo largo de ese período de tiempo, puede tener momentos de depresión mayor junto con épocas en las que los síntomas son menos graves. Se consigue salir bien por ejemplo se da mucho en personas mayores que no encuentran el sentido a la vida, hasta que de repente nace. Por ejemplo, una abuela de 75 años que ve que todos sus amigos o amigas van falleciendo. De repente surge la chispa, por ejemplo con el nacimiento de un nieto. Cosas así son los que hacen recuperar la ilusión.

Otras formas comunes de depresión incluyen:

  • Depresión posparto. Muchas mujeres se sienten algo deprimidas después de tener un bebé, pero la verdadera depresión posparto es más grave e incluye los síntomas de la depresión mayor.
  • Trastorno disfórico premenstrual (TDPM). Síntomas depresivos que ocurren 1 semana antes de la menstruación y desaparecen después de menstruar.
  • Trastorno afectivo estacional (TAE). Ocurre con mayor frecuencia durante las estaciones de otoño e invierno, y desaparece durante la primavera y el verano, muy probablemente debido a la falta de luz solar.
  • Depresión mayor con características psicóticas. Sucede cuando una persona padece de depresión con una falta de contacto con la realidad (psicosis).

La tristeza es una respuesta normal a la frustración, el dolor, el infortunio u otro tipo de situaciones negativas. Sentirse mal o triste después de una ruptura amorosa o algún problema económico importante, no es necesariamente un indicador de depresión. La tristeza se convierte en depresión cuando esta se presenta con excesiva intensidad, tiene una duración larga o cuando cosas que nos producían placer o gozo ya no logran producir esas respuestas. Por todas estas razones, acudir a un tratamiento para la depresión es el primer paso para salir de todas esas dificultades y sentimientos que entorpecen tu día a día. Y es que podemos estar seguros de que se puede salir de una depresión. Aunque creas que todo está negro, seguro que en cualquier momento verás que sale la luz.

La depresión es una de las enfermedades más duras que existe. Está presente en nuestra cabeza pero no sabemos cuándo puede desaparecer. En este caso es una enfermedad que se tiene que poner en las manos de profesionales. Aunque lo primero es respirar profundamente, mirar a tu alrededor y encontrar ese momento del sentido de la vida. Y claro que se puede.