La belleza también es salud

La belleza también es salud

jfdkljfkl

Un estudio llevado a cabo a nivel internacional por los países más desarrollados ha demostrado que verse bien por fuera no es sólo una necesidad de la sociedad encontrarse mejor anímicamente consigo misma sino que el estado de tu imagen personal revierte en la salud día tras día. En el Centro Médico Benviure en Barcelona ya son conscientes de ello y por eso abogan por aconsejar a sus pacientes tanto un buen cuidado interno como externo y yo lo he podido comprobar en primera persona, por lo que los recomiendo totalmente.

A nivel psicológico, verte bien físicamente, provoca en la persona un estado de embriaguez narcisista que, aunque suene muy mal, es muy beneficioso y no tiene absolutamente nada de negativo. Lo que viene a decir es que al encontrarte bien contigo mismo un día que te levantas con “el guapo subido” como decía mi madre segregas serotonina, que es una sustancia química producida por el cuerpo humano que funciona como un neurotransmisor y es considerada como la responsable de mantener el equilibrio en nuestro estado de ánimo porque lo un déficit en serotonina conduciría a la depresión. Es decir, que si tu cuerpo fabrica más serotonina y suben tus niveles de ella te sentirás mejor y más feliz, o al menos eso dice la teoría.

Cuando te estás arreglando frente al espejo no debes pensar sólo en verte guapa para lo demás sino también en verte bien para ti misma, para estar feliz contigo misma y sentirte bien frente a ti y frente a los demás. Esto no lo digo sólo porque es así como debe de ser ya que uno se debe querer a sí mismo sino que lo digo también por lo que estábamos hablando: porque nuestro cuerpo necesita verse bien para estar saludable.

Por ejemplo, un buen estado de la piel no sólo trae belleza al cuerpo sino que también trae salud y bienestar y esto ocurre con la mayoría de las cosas, desde el pelo hasta las uñas. Unas uñas bien cuidadas y bonitas reflejan salud por sí mismas pero cuando las llevamos mal arregladas o con manchas, o incluso sucias, ya sabemos que la imagen que estamos ofreciendo no es la idónea, pero es que tampoco es saludable porque esa suciedad puede traer consigo gérmenes y hongos que pueden anidar debajo de nuestra piel hasta convertirse en un problema de salud.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que alguien, bien sea tu novio o tus padres, te diga que pasas demasiado tiempo arreglándote diles que no es por egocentrismo, sino por salud.

Deja un comentario