Enfría tu casa en verano sin aire acondicionado

Enfría tu casa en verano sin aire acondicionado

Según los expertos este año vamos a sufrir más olas de calor de las que estamos acostumbrados y por culpa del cambio climático es muy posible que el número de estas situaciones climatológicas en España, y todo el planeta sigan subiendo en los años venideros. Los más afortunados tienen climatización en casa, tanto para verano como para invierno, otros tienen aire acondicionado en el salón y con eso sobreviven, y otras muchas familias no pueden permitirse esos lujos, por lo que el ventilador y el agua son sus mejores aliados.

Hoy vamos a dar algunos consejos para enfriar nuestra casa en verano sin usar el aire acondicionado pero, antes de eso, debemos tener en cuenta algunos aspectos de nuestro hogar. Por ejemplo, ¿está lo suficientemente aislado? En Replus, expertos en ventanas de PVC, recomiendan la instalación de ventanas aislantes con cristales específicamente diseñados para este fin, pero de nuevo nos topamos con el problema de que no todos pueden permitirse una reforma así para adecuar los cerramientos de su hogar a esta premisa así que la mejor recomendación es usar los toldos de las ventanas si los tenemos y, en caso contrario, bajar nuestras persianas en las horas centrales del día para evitar la incidencia del sol en las estancias y aislar el clima interior lo máximo posible.

Trucos a tener en cuenta

  • Agua y hielo: no vamos a decir que este truco nos ayuda a bajar 5 grados la temperatura de nuestro hogar pero es verdad que refresca el ambiente y se nota. Lo que debes hacer llenar un tupper u otro recipiente lleno de agua y un poco de sal gorda, luego saca el bloque de hielo que hemos fabricado y colócalo justo detrás del ventilador. La humedad que desprenda el hielo convertirá cualquier habitación en un espacio mucho más fresco.
  • Abre ventanas al caer el sol: si antes te decíamos que cerraras todo lo posible cualquier rendija que hubiera en tu hogar para evitar la incidencia del sol en las estancias o la entrada de aire caliente ahora te decimos que hagas todo lo contrario, pero solo cuando llega la noche. Si además mojas las cortinas, la brisa del anoche te ayudará a refrescar la estancia ligeramente.
  • Crea corrientes: en esos momentos en los que sí puedes abrir ventanas, intenta buscar la forma de crear corrientes. A veces podemos logarlo abriendo la ventana de una estancia y dejando el camino libre hasta la puerta de la vivienda despejado.
  • Apaga los aparatos eléctricos: si no estás usando la televisión, apágala. Del mismo modo desconecta minicadenas, lámparas, lavadoras y cualquier otro electrodoméstico como el ordenador pues, encendidos, siempre generarán calor.
  • Refresca los suelos: si friegas por la mañana con agua fría todos los suelos de la vivienda comprobaras que la temperatura el hogar bajará unos grados casi instantáneamente.
  • Evita cocinar de 12 a 16. ¿Y cómo hago eso? Pensarás. Es simple, ten todo preparado antes de las 12 o cocina por la noche lo que comerás al día siguiente. Tanto el fuego de gas como la vitrocerámica o el horno aumentan notablemente la temperatura de la cocina y si encima los usas en las horas donde más sol hay será mucho peor. Y siempre que cocines enciende la campana extractora de aire para expulsar el calor que se acumula.
  • Riega las plantas: si tienes plantas en balcones o ventanas riégalas a diario pues esto funciona como un refresco natural de la atmósfera cargada de calor disminuyendo la temperatura de la fachada exterior.
  • Moja tus muñecas: hazlo durante unos minutos con agua fría y la temperatura de tu cuerpo se rebajará durante una hora.
  • Bebe agua fría a menudo: si te refrescas por dentro, te refrescarás también por fuera.
  • Ventiladores en lugares estratégicos: aunque todo ventilador es perfecto para ayudarnos a sobrellevar el calor, si colocas los tuyos en determinados lugares obtendrás mejores resultados. Colócalos donde no haya obstrucciones y el aire circule libremente, los mejores son los de techo.
  • Mantén la humedad en el hogar: puedes usar el humidificador infantil que compraste para tu bebé pero también palanganas de agua fría con hielo.
  • Come alimentos fríos con pocas calorías: cuantas más calorías comas más calor tendrás, pos eso en el norte son tan típicas las comidas de cuchara como la fabada asturiana o el cocido madrileño.

Y para terminar, si eres mañoso, intenta fabricar el eco cooler, un sistema de refrigeración casero que consiste en un plafón de unos 2 mm de grosor que se embute en la ventana y que enfría el aire que entra a través de botellas de plástico cuya base ha sido cortada.