Por estética, sí, y por salud

Por estética, sí, y por salud

No soy una persona obsesionada con su físico pero, como a todos, me gusta verme bien y eso no es ningún delito. De unos años a esta parte, por un cambio hormonal, he aumentado de peso considerablemente a pesar de seguir comiendo lo mismo y de estar realizando el mismo ejercicio que hacía antes y ha llegado un momento en el que ya no me reconozco, no me veo a mí misma en el espejo, y eso no es bueno. Tras pensarlo mucho y detenidamente, he hablado con una clínica que tiene muy buena fama en el levante (zona donde resido) y me voy someter a esta operación de balón intragástrico en Alicante.

No os creáis que estoy loca o que no lo he pensado demasiado bien como algunos familiares me han dicho. Lo he pensado, y mucho, pero ya no sé qué más puedo probar. He pasado por muchas dietas que sólo me funcionan al principio para luego estancarme en un peso e incluso volver a engordar lo perdido sin salirme nada de la dieta. Me han hecho análisis de tiroides por si acaso esa hormona me funcionaba de manera incorrecta e incluso me he sometido a hipnosis para adelgazar y nada de eso me ha funcionado. Yo sigo comiendo lo mismo de siempre, que no es mucho, y no tiendo a comer dulces ni demasiadas grasas así que no tiene sentido, ni para mí ni para los doctores. Sin embargo, la realidad es que he pasado de pesar 56 kilos a pesar 76. Estamos hablando de 20kg, y eso es mucho peso para mí.

Tampoco pretendo volver a pesar esos 56 kilogramos iniciales pero no estaría nada mal mantenerme en un peso de 60 kg o 62 kg, pero nada de seguir pesando 76 porque e suna auténtica barbaridad para mi estatura.

Cirugía Bariátrica

Además, la operación tampoco es tan invasiva como algunos piensan. El balón intragástrico se introduce por laparoscopia, es decir, que no abren realmente y, por tanto, la cicatriz también será mínima, menor que la de una apendicitis.

Se trata de una esfera de silicona flexible y blanda que se introduce en el estómago del paciente mediante una endoscopia con el fin de conseguir la reducción de peso en personas con obesidad mórbida. Su introducción es un procedimiento de cirugía bariátrica de tipo restrictivo, pues su enfoque principal es el de generar una sensación de plenitd o de saciedad precoz para que la persona reduzca el consumo de alimentos, lo cual facilita el proceso de adelgazar.

Vamos, que hay riesgos, como en todo, pero nada del otro mundo si lo comparamos con la imposibilidad de adelgazar a la que me estoy viendo sometida que, en un futuro, podría llevarme a sufrir obesidad mórbida, una enfermedad que ya sufre mi madre y sufría mi tía, así que es algo que viene de familia, tal vez genética. Yo lo que pretendo es para esto antes de llegar a ese término y que la cosa se complique o mi salud empeore notablemente, e incluso mi calidad de vida, algo que sí he visto en mi madre.

Así que sí, voy a operarme. Es una decisión pensada y meditada que puede parecer de estética (y lo es) pero que también es por salud y prevención, así que me da lo mismo lo que puedan llegar a pensar los demás. Es mi elección, y ya está hecha.