Cómo ser maquilladora profesional

Cómo ser maquilladora profesional

Convertirse en una maquilladora profesional no es un camino fácil y como nos aseguran desde la Escuela de Maquillaje CR. La formación como nos dicen es clave, para marcar diferencias. Así se puede vivir de ello como alguien especializado y no la clásica youtuber.

Trabajar como maquillador profesional no es solo jugar con una serie de productos o de brochas, es bastante más, por lo que continúa leyendo que te lo contamos:

Plan de acción

Decide si de verdad esta profesión va a ser a la que te dediques el resto de tu vida o es solo un hobbie. El maquillaje es divertido, pero también hay que aclarar que es una profesión dura.

Una vez se toma la decisión, se debe pensar en qué tipo de profesional, si de eventos, novias o para publicidad, revistas o cine. Estas son solo algunas de las opciones…

Po lo tanto, piensa bien en qué clase de maquilladora profesional querrás ser antes de empezar el largo camino…

Mejor comenzar con un kit de trabajo pequeño que uno grande

Siempre es buena idea empezar de menos a más. Todo llega y es mejor empezar con un kit pequeño y con el que puedas ir mezclando los colores. De esta forma es como se puede cimentar un futuro con más posibilidades de éxito. Siempre recuerda que lo mejor es tener los conceptos sencillos, dominándolos para poder crecer profesionalmente.

La importancia de la práctica

Cuando hablamos de maquillaje, como pasa con otras facetas en la vida, la práctica es vital. El trabajar tanto como se pueda en caras diferentes es importante.

Fotografiar tu trabajo

Unas buenas fotos de tu labor con la luz del sol y tener un diario privado de tu trabajo es una buena manera de calibrar el trabajo existente como maquilladora profesional, pero siempre siendo tú y sabiendo captar las tendencias más interesantes.

 Un camino duro

Se tiene que tocar a gente de lo más variada, a veces con pieles en mal estado. Si todo ello no es de tu agrado, debes contar con ello, pues el mundo del maquillaje diario es una aventura y no siempre se puede maquillar a personas que tienen un gran potencial en cuanto a belleza o de piel ideal para que tu trabajo luzca magníficamente.

 Adaptarse

En ocasiones te va a tocar hacer una serie de maquillajes o estilos que no irán demasiado de acuerdo con lo que le pega más a la persona, pero recuerda que los clientes siempre llevan la razón y se debe de aprender a maquillar a la gente con lo que le guste. Con todo ello no queremos decir que debas de olvidar de dejar tu sello, pues cada persona es una oportunidad para dejar tu impronta, aunque el cliente siempre tendrá que quedar satisfecho.

No vale de nada el que hagas una obra de arte si al cliente no le gusta. Sabemos que es frustrante no poder hacer lo que se quiere, pero cada persona es un mundo y de todo se aprende, aunque de rabia en ocasiones.

Apúntate a clases de profesionales

Los youtubers como mencionábamos antes no deben ser tu única fuente de conocimiento, mejor ir a clases de profesionales de reconocido nivel en el sector. Haz una inversión en tu carrera. Si se quiere ser un buen youtuber fenomenla, pero si lo que se quiere es ser un buen profesional, no hay nada mejor que ser un profesional del maquillaje.

Para ello existen bastantes escuelas de niveles en los que hay buenos maquillajes con los que podemos aprender mucho.

 Tomarse el tiempo necesario

La gente suele querer las cosas aquí y ahora, es normal, pero esto no funciona así. Fracasar siempre nos hace más fuerte y permite que crezcamos como profesionales. Existe personas que están lo mismo que tú y buena parte de ellos no van a tener éxito.

Lo que marca las diferencias es la pasión, el trabajar fuerte y la decisión con la que se afronten los retos, pues cuando se persevera es fácil lograrlo. No queremos engañarte, pues con solo tener ganas y pasión no basta, pero también hay que tener bastante suerte y talento.

Estamos seguros que después de todo lo que te hemos contado es bastante probable que tengas todo más claro en cuanto a tu actividad profesional. Mejor ir sobre seguro que no correr mucho o sin saber a dónde se quiere llegar.

Si sigues todo lo que te hemos contado, estarás mucho más cerca de lograr todo lo que te propongas. ¿Suena bien, no? ¡Pues a por ello!